90K

Antes de poner el broche a una nuestra experiencia con la llegada a Caravaca, nos recibirá otra ciudad plagada de atractivos, cuyo Casco Antiguo sería declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1982

Solamente tres días nos separan de la gran cita, de ese 90K Camino de la Cruz que tendrá como punto culminante la llegada a la Ciudad Santa, y más concretamente la Real Basílica Santuario de la Vera Cruz.

Pero antes de llegar a Caravaca, hemos de mencionar ese penúltimo municipio que acogerá al peregrino en su Camino, otro lugar de la Región de Murcia con siglos y siglos de historia, Cehegín. Ecuador de ese quinto y último tramo del Camino del Levante, alrededor del km. 84 encontraremos a su altura nuevos avituallamientos, aseos y el último punto de abandono previo a la meta.

En pleno corazón de la comarca del Noroeste, Cehegín ha albergado infinidad de culturas durante miles de años. Prueba de ello, sus Pinturas Rupestres declaradas Patrimonio de la Humanidad. El imponente patrimonio civil y religioso ceheginero cuenta con un pilar en su Casco Antiguo, declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1982, plagado de muestras de arquitectura popular de los siglos XII al XIX, casas señoriales como el Palacio de Jaspe -actual Ayuntamiento, siguiendo el estilo Rococó del siglo XVIII- , el Casino, la Iglesia de Santa María o la Ermita de la Concepción entre otros.

Cita obligada contamos con el Museo Arqueológico Municipal, en la Plaza del Castillo, a lo largo de cuyas 12 salas podemos realizar un recorrido histórico desde el Neolítico a la Edad Moderna. La mencionada plaza es también sede del Mercadillo Artesanal “El Mesoncico”, el último domingo de cada mes de octubre a junio, contando más de 50 puestos artesanales y degustaciones gratuitas de la gastrononomía del lugar.

Apenas a tres kilómetros de Cehegín, nuestra ruta Jubilar nos adentrará en uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la Península, la ciudad romano-visigoda de Begastri, sede episcopal en época visigoda, con una enorme Basílica que alojaba en su interior la “Cruz Monogramática”, todo un símbolo de Cehegín en nuestros días. Otra seña de la ciudad, su Patrona, la Virgen de las Maravillas cuya imagen reside desde 1725 en el convento Franciscano de San Esteban, declarado Monumento Nacional y construido entre los siglos XVI y XVIII. Uno de los pocos ejemplos de barroco murciano que se mantienen.